No hay con que hacer un caldo #Elecciones2022 #Petro

Cuando conocí a Petro por allá a finales de 2011, parecía un personaje bastante interesante, decidió acercarse a las comunidades de Software Libre, prometer que en su alcaldía se apoyaría e implementaría Software Libre en el estado, al final esto no fue más que una promesa más de gobierno, al finalizar su alcaldía muchas de las secretarías habían sido migradas a la plataforma de google comprometiendo miles de millones de pesos del presupuesto de alcaldía de Bogotá en software cerrado y que no aportaba nada al desarrollo de la industria de la tecnología local.

Pero eso no es todo, de promesas sin cumplir nos rodea la política colombiana y es por eso que por más cambio que prometan los candidatos que se hacen decir de centro y los que la publicidad engañosa nos quieren vender como Comunistas o Socialistas, hay que ser demasiado lento, para creer que en Colombia aún hay partidos de izquierda que puedan aspirar a la presidencia. Con esto los invito a leer de manera crítica y analitica la mayoría de los programas de gobierno, todos se alinean fácilmente con el actual modelo neoliberal.

El problema entonces con quien quede en la presidencia no es un problema de cambio de modelo económico, es un problema de en manos de quien queda el modelo de negocio de la corrupción, el principal temor del status quo es que un gobernante diferente logre combatir un poco la corrupción y quizás deje que salga a la luz un poco de la verdad de la violencia en Colombia, pero eso está lejos de que pueda pasar realmente, por un lado los poderes económicos y las manos negras que dirigen este país no van a dejar a gobernar a alguien como Petro, ya pasó en la Alcaldía de Bogotá y como en este mundo nadie aprende de su historia es algo que está condenado a repetirse. Entre todas esas tensiones seguimos apegados a la esperanza de que lleguen líderes diferentes, pero en realidad no hay un compromiso de acción que intente un cambió real, es más de lo mismo pitando con colores diferentes y por eso no hay con que hacer un caldo.

Se nos viene encima fenómenos con una inflación desproporcionada y es algo que va a pasar con cualquiera de los títeres que se hagan con la presidencia por que es un fenómeno mundial en donde nos toca dejar de mirarnos el ombligo y empezar a examinar el problema global para tomar acciones que realmente transformen la problemática que se nos viene encima.

Energía cósmica

Después de todo, la muerte es parte fundamental de la vida y como cliché de libro de superación personal, debo decir que definitivamente lo único que tenemos cierto es que nos vamos a morir algún día.Cuando las personas cercanas empiezan a quedarse en silencio y transformarse en energía cósmica, creo que lo ideal sería celebrar, hacer un brindis y respirar.

El 3 de enero murió una persona para la que solo tenía que decirle en vida: Gracias. La cantidad de aprendizajes que me ayudaron y aún me ayudan como persona son impresionantes, hoy celebro su vida y su impacto en cada una de las personas que lo conocimos y tuvimos oportunidad de compartir instantes con el, compartir una pola o un trago de ron, sonreir y ver atardeceres o un amanecer después de una fiesta de fin de año. Para ese lugar en donde nuestra materia se convierte en parte de la energía del universo vamos todos, somos magnitudes ínfimas en comparación del cosmos, pero eso es irrelevante porque hay personas que dejan un impacto infinito en la vida.

Y me repito como un mantra, no me entristece tu muerte, es el final inevitable, me alegra lo que dejaste para muchos, tu vida y tu obra permanecerá por mucho tiempo entre los que aún habitamos este universo en forma de seres humanos.

2021

Este año ha sido increíble, para mi es el año en que más cosas malas y buenas han pasado al mismo tiempo.

Estar cerca de la muerte creo que nos ha enseñado a muchos el valor de entender algunas cosas básicas, como la respiración, tener que aprender a respirar de nuevo no es algo a lo que esperas enfrentar en la vida, es algo que das por sentado que pasa por inercia. Lo que no sabemos es que entrar en conciencia de nuestra respiración es más importante que entender las razones por las cuales la inflación está subiendo en Colombia. Es algo de vida o muerte.

La perspectiva de las cosas importantes se diluye ante la idea de morir. Claro está que siempre se puede hacer a un lado las cosas importantes y poner por encima las cosas urgentes que nos traen ciertas trivialidades como ciertos compromisos del mundo moderno. Estudiar, trabajar, tener vida social, ver la siguiente temporada de la serie de moda, las relaciones de pareja (…), son cosas que desde la perspectiva correcta se vuelven triviales, todo depende del zoom que hagas a cada cosa.

En mi caso decidí que mi mayor aprendizaje en 2021 es respirar, lo demás tomó un tinte trivial ante la posibilidad de morir. Eso no quiere decir que haya sido un mal año, al contrario fue uno de los mejores años de mi vida en muchos de esos aspectos que he determinado triviales, tal vez la simplificación o el aprender a poner las cosas en su real perspectiva ayuda que eso que parece tan difícil o lejano pueda superarse de la forma en cómo pasas las hojas de un libro de haikus.

En fin, un buen feliz 2022.