Energía cósmica

Después de todo, la muerte es parte fundamental de la vida y como cliché de libro de superación personal, debo decir que definitivamente lo único que tenemos cierto es que nos vamos a morir algún día.Cuando las personas cercanas empiezan a quedarse en silencio y transformarse en energía cósmica, creo que lo ideal sería celebrar, hacer un brindis y respirar.

El 3 de enero murió una persona para la que solo tenía que decirle en vida: Gracias. La cantidad de aprendizajes que me ayudaron y aún me ayudan como persona son impresionantes, hoy celebro su vida y su impacto en cada una de las personas que lo conocimos y tuvimos oportunidad de compartir instantes con el, compartir una pola o un trago de ron, sonreir y ver atardeceres o un amanecer después de una fiesta de fin de año. Para ese lugar en donde nuestra materia se convierte en parte de la energía del universo vamos todos, somos magnitudes ínfimas en comparación del cosmos, pero eso es irrelevante porque hay personas que dejan un impacto infinito en la vida.

Y me repito como un mantra, no me entristece tu muerte, es el final inevitable, me alegra lo que dejaste para muchos, tu vida y tu obra permanecerá por mucho tiempo entre los que aún habitamos este universo en forma de seres humanos.

2021

Este año ha sido increíble, para mi es el año en que más cosas malas y buenas han pasado al mismo tiempo.

Estar cerca de la muerte creo que nos ha enseñado a muchos el valor de entender algunas cosas básicas, como la respiración, tener que aprender a respirar de nuevo no es algo a lo que esperas enfrentar en la vida, es algo que das por sentado que pasa por inercia. Lo que no sabemos es que entrar en conciencia de nuestra respiración es más importante que entender las razones por las cuales la inflación está subiendo en Colombia. Es algo de vida o muerte.

La perspectiva de las cosas importantes se diluye ante la idea de morir. Claro está que siempre se puede hacer a un lado las cosas importantes y poner por encima las cosas urgentes que nos traen ciertas trivialidades como ciertos compromisos del mundo moderno. Estudiar, trabajar, tener vida social, ver la siguiente temporada de la serie de moda, las relaciones de pareja (…), son cosas que desde la perspectiva correcta se vuelven triviales, todo depende del zoom que hagas a cada cosa.

En mi caso decidí que mi mayor aprendizaje en 2021 es respirar, lo demás tomó un tinte trivial ante la posibilidad de morir. Eso no quiere decir que haya sido un mal año, al contrario fue uno de los mejores años de mi vida en muchos de esos aspectos que he determinado triviales, tal vez la simplificación o el aprender a poner las cosas en su real perspectiva ayuda que eso que parece tan difícil o lejano pueda superarse de la forma en cómo pasas las hojas de un libro de haikus.

En fin, un buen feliz 2022.

30 años de #Linux

Corría el año 1998, con 14 años ya pasaba muchas horas frente al computador, mezclaba mis horas entre video juegos, desarmar computadores, instalar programas nuevos, ayudar a mi padre algunas horas en su trabajo como técnico de sistemas y perdía tiempo en el colegio (Si como muchos de ustedes después de muchos años me di cuenta que perdi importantes años de mi vida en la educación secundaria).

Entre esos días llegó a nuestras manos un instalador de Linux Slackware, lo intentamos instalar en una máquina que armamos para eso, pero en ese entonces era necesario agregar de forma manual la definición del disco duro y en el proceso dañamos el disco, así que decidimos descartar el proceso. Un año más tarde en medio de una legislación que decía que iba a perseguir la pirateria de Software en Colombia varias personas empezaron a promover la utilización de Linux como una alternativa, en ese proceso conocimos Red Hat 6.0, la diferencia de esta distribución de Linux es que ofrece un instalador un poco más intuitivo, desde entonces empecé a utilizar Linux en diferentes distribuciones a las que empezamos a tener acceso por medio de amigos o la revista Linux Today que llegaba en ocasiones a Medellín.

De las distribuciones más memorables que conocí en los años siguientes fueron:

Mandrake: Con su innovador instalador que se encargaba de reconocer el hardware y preconfigurar todo
Suse 7.2: Con su también innovador instalador gráfico y el fabuloso Yast2 que por primera vez lograba configurar sin mucho problema tarjetas de video Nvidia y WinModems
Corel Linux: Una distro que prometía ser una alternativa a windows y correr programas usando wine pero fracasó catastróficamente.

Luego volví por un tiempo a Slackware y por un tiempo sacaba días completos para compilar el Kernel y adaptarlo a la máquinas que usaba, era algo realmente emocionante en esa epoca 🙂
Con el tiempo Linux se fue haciendo más popular y fácil de usar, tanto que para el 2002 había dejado de usar windows de forma permanente y habia convertido este sistema operativo como mi plataforma de uso permanente, para ese tiempo ya era un poco más fácil conseguir los instaladores y unos años más tardes con el acceso a Internet de banda ancha pude acceder a distribuciones como Debian.

Con el tiempo me di cuenta que sobre Linux habían desarrollado todas las herramientas para satisfacer las necesidades de cualquier usuario de escritorio básico, programadores, ingenieros de redes, toda clase de ingenieros etc… Por temas personales siempre busqué distribuciones de Linux que me propusieran algún tipo de reto para mi computador personal y entre pruebas y discusiones con amigos llegue a ArchLinux, que es la distro que uso actualmente.

En estos, más de 20 años como usuario de Linux, puedo decir que he seguido su crecimiento de muchas formas y es muy grato para los usuarios de Linux ver como hoy que cumple 30 años desde el primer mensaje de Linus Torvalds a la red su crecimiento ha sido un poco inesperado para algunos, estoy seguro que muchas corporaciones nunca se imaginaron que se iba a convertir en el sistema operativo más usado en casi todo el mundo. Este tipo de desarrollo es otro de los más grandes de personas que se unieron para resolver un problema común y crearon uno de los esfuerzos colectivos más grandes en el mundo de la tecnología y que además se distribuye de manera libre para ser usado, modificado y difundido sin ninguna restricción.

Es por eso que hoy se celebra no solo la creación de un sistema operativo o de un reto de computación. Se celebra el esfuerzo colectivo de la comunidad de Software Libre para ponerse de acuerdo para construir algo que es más importante que las necesidades individuales, ojalá este tipo de trabajo en equipo se replicara en otros campos. Ya pasa en algunos, un ejemplo es OpenStreetMap y Wikipedia y los cientos de proyectos de Software Libre que hacen de Internet un lugar más interesante.

Larga vida al Software Libre y hoy especialmente a Linux.