Comentario al Libro, Viaje a Pie (de, Fernando Gonzalez)

Ser consecuentes con nuestro territorio, tener conciencia de el y de la importancia que este tiene para la formación del carácter en el individuo es uno de los temas importantes que nos habla Fernando Gonzalez en este libro lleno de su propio ser, un libro donde se nota la presencia del hombre, de la experiencia y de la vida, empiezo este comentario haciendo referencia al territorio recordando un poco lo que nos dice Gaston Bachelard en la Poética del Espacio, cuando se habla de la importancia del “topos” en la formación del individuo, la fuerza que este ejerce cuando se forma la personalidad, la importancia para la ensoñación y la formación de las ilusiones que dan pie a la creación Poética.

El espacio que enmarca nuestro contexto social es parte fundamental para la creación de la personalidad cosa muy importante para Fernando Gonzalez y que va a ser tema recurrente en sus libros y hace referencia a este de varias formas, una de ellas de gran importancia es el concepto de Limite, que se extiende no solo en el tema del espacio físico, sino también en los limites del individuo que se le imponen o el mismo se impone para desarrollarse como sujeto, en la creación de su propia subjetividad, la conciencia del limite da al hombre la capacidad de reconocer que no puede abarcarlo todo, que se es limitado y finito, reconocer la imperfección es un paso importante para el desarrollo de un concepto de individuo que no raye en el individualismo negativo que no reconoce la diferencia ni la existencia del otro.

Se ve en este texto de Gonzalez la importancia del otro como individuo, reconocer la diferencia y los diferentes ritmos de las personas, el ritmo como concepto filosófico en Gonzalez me da la idea de la tolerancia, entender que el otro ama, vive, respira, piensa, en ritmos diferentes a nosotros permite ampliarse en la experiencia de la vida ya que no se intentaría hacer que las demás personas actúen como nosotros, entrar en relación con las personas seria entrar en relación con el ritmo de cada uno, y de ahí la importancia del dialogo permanente que permita poner en relación lo que pensamos, es necesario entender ya lo decía Gonzalez desde “La Tesis”, no todas las personas saben lo mismo ni pueden hacer las mismas cosas, es importante que cada persona se especialice en su que hacer y tenga para ello un ritmo, entender que no podemos hacer todo por nuestra cuenta y que es necesario ponernos en relación con las otras personas de una manera consciente y tolerante, podría ayudar a la mejora de una sociedad con problemas de injusticia e intolerancia como la nuestra.

Muchas de las ideas que menciona Gonzalez en este complejo texto tienen muchas interpretaciones, en este momento me interesa la relación del individuo con el otro, como se crea el individuo, como se reconoce a si mismo para luego dar paso a la sensación del otro, Gonzalez, critica su época por estar llena de hombres que no han despertado su sensibilidad por el mundo donde viven lo que los lleva a un egoísmo desmedido, para Gonzalez el egoísmo no es un problema siempre y cuando este este regulado, vemos en este texto la importancia de la regulación o del recogimiento, de los sentimientos, de cada sensación que se tienen en la vida para luego poder sentirlas en mayor magnitud.

Ideas importantes en relación con lo anterior dicho:

Animo, “El ánimo, esa fuerza desconocida que nos hace amar, creer y desear más o menos intensamente. El ánimo, que no es la inteligencia, sino la fuente del deseo, del entender y del obrar”, Gonzalez con esta idea hace referencia a la vitalidad, a la fuerza que pongamos en el desarrollo de nuestras actividades, tener fe en algo que nos permita obrar, para Gonzalez el animo sera el culpable de la actitud que tenemos frente al mundo y este es variable, es decir existen estados de animo que nos ponen en diferentes posiciones frente al mundo. Los estados de animo nos ayudan a ver las cosas del mundo a entenderlas.

El Tiempo, se compone de segundos, de migajas, Gonzalez hace esta referencia al afán de nuestro tiempo y la celeridad con que vivimos ya no hay tiempo para pensar y recogerse para encontrarse a si mismo, el hombre vive en las migajas del tiempo sometido a satisfacer sus necesidades mas inmediatas, esto se ve reflejado en la economía y en la creación de las personalidades de los hombres actuales, el hombre se forma en el afán, en la necesidad de conseguir dinero y poco tiempo queda para el pensamiento y la reflexión que tanto bien hace a los hombres, con la llegada del afán de sobrevivir a las necesidades de cada día desaparece la posibilidad de tener conciencia del devenir ya que aunque se vive en el instante no se es consciente de el lo que elimina la posibilidad de darnos cuenta de nuestra historia, con alusiones al tiempo fragmentario Gonzalez hace una critica al afán en que viven nuestras sociedades actuales.

Encuentro con las ideas anteriores una sugerencia o referencia que hace Gonzalez a la vitalidad, la movilidad o plasticidad con que la mente y el cuerpo deben mantenerse, parte importante de la formación del individuo es poder mantener la mente abierta a los cambios que puedan ser necesarios en determinados momentos de la vida, mantener jóvenes las ideas y no caer en la vejez intelectual donde el dogma o la fijación en una idea no permite ya vislumbrar el cambio en las ideas que pueden traer por ejemplo cambios en el contexto social, el hombre como el mundo debe estar en movimiento, la vejez trae lentitud y estancamiento, Gonzalez dira: “…Pues las filosofías forman parte del fenómeno vital y son variables también: son manifestaciones del hombre por la variación relativa de su forma, ya de unos a otros, ya de la juventud a la vejez. Y todas son verdaderas, así como lo son las diferentes maneras de caminar en los animales, dadas sus estructuras. ¿Cuál es la verdadera flor en un jardín? No; así como todas éstas son flores, propia cada una de planta determinada, así la concepción de la existencia es producto de la forma o edad espiritual y fisiológica del hombre. Cada clima y cada régimen de vida tiene su interpretación propia de la vida: su religión, su arte, etc. Y nosotros somos metafísicos y poetas, enamorados de ti, Julia; afirmamos que sobre la esencia, amor, se representa el fenómeno vida. Consideramos a ésta como una representación perpetua y creemos que somos actores del gran drama. Esta filosofía conservará por algún tiempo la agilidad juvenil de nuestro espíritu, y lo miraremos todo con deleite, hasta que la petrificación ósea nos impida toda variación espiritual. Entonces, tú, Afrodita, líbranos de la carne dura, de la carne inmunda y vuélvenos a tu esencia.”

Para terminar quiero decir que este texto de Gonzalez impresiona bastante, por la reflexión y el recogimiento sobre el ser y la expansión en el territorio para tomar conciencia de la problemática social, muestra la importancia de la experiencia de nuestros al rededores ya que enterarnos del movimiento exterior al individuo ayuda al conocimiento de si mismo, la formación del individuo no se da en la oscuridad del ser limitado a si mismo, es necesario salir al mundo como lo hace el autor en este viaje a pie, conocer el territorio y su problemática permite integrarse con el mundo para luego tomar distancia y lograr extrañarse con las cosas del exterior y de si mismo y de esta forma crear un individuo con conciencia de si mismo y de la otredad.

Anuncios

Publicado por

kleper

Me contradigo pero no soy inconsecuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s