Poner los pies en la tierra.

Imagínate parada en una nube, mirando desde arriba el mundo, pero no como si fueras superior, sino con una visión que te genere una perspectiva diferente, donde no te ciegue la luz del sol, por que ella cae con tu mirada sobre la tierra.

Luego, extiende tus brazos como si fueran alas, y sobrevuela la tierra y con una sonrisa ilumina el tiempo y los días, pero no pretendas ser un ángel, ni un dios, se humano, se animal, se naturaleza y se parte de ella, tanto que te confundas con el paisaje, se parte de las nubes y del cielo, de las montañas y los ríos, para saber de ti cada que echamos una mirada al mundo.

Y luego lanza un grito, pero no lastimero, que no sea una suplica, que tu grito te libere y muestre al mundo la fuerza de tu alma, que como el viento nos susurre el poder de un corazón emancipado.

Y cuando pongas los pies en la tierra simplemente, Ama…

Anuncios

Publicado por

kleper

Me contradigo pero no soy inconsecuente.

2 comentarios sobre “Poner los pies en la tierra.”

  1. Filosofía pura para los corazones que se permiten vivir intensamente, amar y hacer de ello la respiración propia en su existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s