Nota suicida

He tenido siempre algo de afinidad por los muebles viejos, por esos que aparentan tener un cajón secreto en alguna parte, siempre que entro a las anticuarias, los examino con detalle, y en mis ensoñaciones me encuentro con todo tipo de secretos, debo decir que mi suerte es bastante mala y que por mas esfuerzos y deseos al respecto nunca me he encontrado mas que polvo.

Hace poco mi suerte cambió, recorriendo una de esas anticuarias en el centro de Bogotá me encontré con un mueble antiguo muy llamativo, lo que suelen llamar secreter, una pequeña mesa con dos cajones al lado, bonitos grabados en madera y una leyenda tallada que decía: "Infinito", me acerque a mirarlo con algo de intriga, me imagine que podría quedar muy bien en mi sala y usarlo de vez en cuando como mesa de lectura, quizás acomodar en el algunos papeles y dar la impresión que escribo o leo, al llevarlo a casa y subirlo unos pisos por la escalera, el movimiento del trasteo dejo caer uno de sus cajones, de el salio una pequeña nota, lo cual ilumino mi rostro ya que era algo de había esperado siempre.

El papel lucia bastante viejo, deteriorado por el tiempo y el contacto con la madera. el contenido de la nota era el siguiente:

Nota Suicida, Marzo 20 de 1934.
"Solo nos queda la vida por perder y en ocasiones parece tan poco (…)"

Lucia Ariza.

Quede impactado, tan pocas palabras y tan contundentes, suficientes como para ser una perfecta nota suicida, busque en Internet y no pude encontrar ese nombre, me dirigí al archivo y buscando en las notas de prensa del tiempo de dicho año me encontré con una pequeña nota que decía: Muere en accidente Lucia Ariza, amada hija, (1919 – 1934). Una niña de quince años había muerto en un accidente según el periódico, pero ahora yo tenia la verdad… decidí entonces volver a poner la nota en su lugar y utilizar el secreter con un pequeño florero en el medio, nada mas.

Anuncios

Publicado por

kleper

Me contradigo pero no soy inconsecuente.

2 comentarios en “Nota suicida”

  1. Parece un caso no resuelto por Dupin. No, en serio, por un momento me sentí leyendo un cuento de Poe. Bastante intrigante.

    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s