El disfraz de la democracia.

El ideal de la democracia se encuentra hoy entre en la espada y la pare, dicho sistema de gobierno que heredamos de los griegos y que muchos pensadores idealistas han ido ajustando con el paso del tiempo, repensando sus formas para adaptarlo al contexto social que ha ido cambiando con el paso de los años, la democracia como idea: “El Gobierno del pueblo” es en si misma perfecto, pero a su vez, es un arma de doble filo que en manos de hábiles politiqueros colombianos ha sido utilizada sistemáticamente para controlar e imponer sobre las personas un estado de iniquidad y abuso de poder constante en beneficio de unas cuantas familias que desde hace 200 años han pasado de terratenientes a oligarcas, los artífices titiriteros de toda esta farsa que se llama Colombia.

Un pueblo forjado en la traición y sometido en la ignorancia, gracias a aquellos “Hombres de las Leyes” herederos de Santander, aquel héroe nacional que mostró a quienes vinieron después de el que los discursos de amor a la patria, la mentira electoral, los complot y las violencias, eran estrategias certeras para vencer y tomar el poder, con estas herramientas y en el nombre de la justicia social han construido un velo adormecedor que han logrado mantener el pueblo en un letargo, engañados con la idea de democracia hemos salido a votar año tras año por quienes estos maestros del engaño nos han dicho.

El populismo ha sido una herramienta mas de quienes ostentan el poder, los movimientos populares en su mayoría han sido coptados y utilizados por la maquinaria electoral que desde Santander se ha venido perfeccionando y se ha hecho mas efectiva, grandes han sido los destrozos causados por este sistema y en su proceso de perfección han rodado cabezas y se ha desangrado al país, la muerte de inocentes engañados ha sido insumo obligado para perfeccionar la maquinaria, viene pasando así, desde que Bolívar tuvo que fusilar a Córdoba al ser alentado por las artimañas traicioneras de Santander, y de esta misma forma década tras década, el odio y la guerra en honor a la democracia ha sido el estandarte de un país que sueña con la democracia en su idea mas pura.

El voto popular, como la voz de las personas, es manipulado por las mismas herramientas que creemos haber transformado para bien de la sociedad, la constitución de 1991, el resultado de muchas masacres y la consecuencia de los ruegos de muchas personas, es ahora el caballito de batalla de esos que en las leyes encuentran siempre la forma de sacar ventaja, y es quizás una de las constituciones con mas reformas y modificaciones de todo latinoamerica, los llamados “micos” que saltan a la vista en favor de esos grises personajes que se pasean por la casa de Nariño, y los palacios de los diferentes poderes de este país.

Por estos días una pequeña multitud, sale de nuevo a las calles, a defender la democracia en frente del palacio Lievano, en Bogotá, al lado de la cuna de todo el engaño histórico y por unos días estarán ahí alzando la voz, mientras los sucesores de Santander aceitan la maquinaria y dan un nuevo golpe que nos haga callar otro tiempo, y así sucesivamente, como Sísifo, creeremos siempre en un sistema manipulable e ideal, iremos a las urnas y elegiremos de nuevo y con esto nos iremos a nuestras casas depositando nuestro poder en un papel, que como lo vemos ahora es fácilmente revocado y mancillado por una maquinaria que se mantiene y se adapta constantemente.

Quizás sea el momento de terminar con la esperanza, la espera nos ha dejado en la situación que estamos, le toca a la gente comenzar la Colombia futura… ¿ Sera posible ?

Bibligorafía recomendada:

Santander, de Fernando Gonzalez Ochoa. http://www.otraparte.org/ideas/1940-santander.html

Anuncios

Publicado por

kleper

Me contradigo pero no soy inconsecuente.

2 comentarios en “El disfraz de la democracia.”

  1. La intensión y el mensaje son justos, pues comparto el peligro de nuestra ya precaria democracia producto del poder “sudo” del Procurador. Sin embargo no comparto la apreciación que se realiza sobre próceres al compararlos con esos sarampiones corruptos que hoy anidan en el Estado. Pienso que el legado histórico de Santander y Bolivar es sorprendente, incluso más noble,
    valiente y sobresaliente que el de los líderes norteamericanos de la misma época.
    Rescatar la democracia en manos de esta casta corrompida implica también rescatar el legado democrático de los fundadores de la república.
    Recomiendo los libros de Germán Arciniegas, que dan cuenta de aspectos
    importantes, desconocidos y originales de la liberación de la América.

    1. Gracias por tu aporte.
      Respecto a German Arciniegas aunque respeto su trabajo lo considero un historiador oficialista, que ha mantenido la versión de la historia que han querido vender quienes construyeron la versión que nos venden en los colegios donde Santander es sensato y hasta buena persona, y deja de lado su traición y ambición que llevan este país al estado político actual, por eso recomiendo la obra de Fernando Gonzalez Ochoa, mas honesta y sincera respecto a este tema y las cartas que se han publicado ineditas de Manuelita Saez que cuenta la otra historia, la de los protagonistas y no de la de los usurpadores que se quedaron con el poder.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s