Los días soleados que están por venir.

Vivo en un barrio de Medellín, en un de las partes altas en la zona noroccidental, con terraza de esas que tienen una vista panorámica de la ciudad. Desde allí puedo ver el centro, el estadio, la salida del sol, las lunas llenas se ven increíbles. Es un buen lugar para sentarse a leer, dejar que el viento te susurre al oído, ver el despertar de la ciudad con sus luces y sus colores que se transforman al transcurrir las horas.

No todo desde la terraza contemplación, desde allí he visto como cambia la ciudad, en ocasiones aun puedo señalar los lugares en donde pasaron cosas terribles y si se presta la suficiente atención se pueden escuchar el estallido de las bombas que quedaron resonando en las montañas de la ciudad, eternizadas en la memoria para recordarnos las cosas que no podemos permitir que pasen de nuevo.

En estos días en los que muchas personas están hablando de nuevos comienzos y tienen esos pensamientos llenos de optimismo que trae una nueva vuelta al sol y calor intenso de ciudades como Medellín puede uno distraerse fácilmente de la realidad, ignorar el engaño permanente de nuestros gobernantes y dejar que pasen los días sin decir nada al respecto, pero el sol ayuda a que sea mucho más difícil pensar estos días, todos quisieran estar en una piscina o tomando mojitos en alguna playa paradisíaca.

Cada problema que podamos mencionar con los que empezamos los Colombianos en 2016 podríamos verlo como una oportunidad para despertarnos, bueno, tampoco tanto, al menos para que pudiéramos decir algo dejar de quejarnos con el taxista y alzar un poco mas la voz en espacios diferentes a los del circo al que estamos acostumbrados. ¿Como dejar de lado las distracciones? ¿Como aprovechar los espacios que se han estado abriendo con la excusa del proceso de paz para poder decir las cosas que pensamos y no perder la cabeza en el intento? ¿Realmente hay que ponerse a intentar cambiar las cosas o simplemente dejar de quejarse intentar cambiarlas seria suficiente?

Son muchas las preguntas que podemos hacernos, intentar responderlas seria parte del aporte que podemos hacer al mundo que nos rodea para que un día dejemos de escuchar las bombas y podamos simplemente dejar que el viento nos refresque la cara en los días soleados que están por venir.

Anuncios

Publicado por

kleper

Me contradigo pero no soy inconsecuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s