2020

El 2020 fue un año increíblemente extraño para todas las personas, tratando de no abandonar haré un resumen desde mi punto de vista:

1. Me di cuenta que llevaba un poco más de 10 años siendo parte de un círculo abusivo en donde entregaba, mi conocimiento, tiempo, dinero en proyectos en donde en últimas solo se beneficiaban dos personas que se quedaban con los créditos de todo y de ni las gracias me daban, se ganaron premios y reconocimiento de cuenta de mi trabajo y lo unico que recibi fue bullying constante que me hacía dudar de mis capacidades y de mi mismo, logre salir de ese asunto sin victimizarse ni acrecentar el problema, pero es difícil reconocer ese tipo de cosas, en las amistades “desinteresadas” en base del altruismo se esconde mucha mierda que cuando revienta es terrible. No se lo recomiendo a nadie.

2. Decidí tomar un trabajo que me ayudó a darme cuenta de lo importante de ser un buen líder y tener buenos jefes, de participar de cosas importantes y hacer parte de un equipo de personas profesionales sanas que saben tratar muy bien a las personas. Debido a mis problemas anteriores me costó adaptarme pero me doy cuenta que ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en mucho tiempo, estar en un lugar en donde reconocen tus capacidades, además tienes la posibilidad de aprender y que te paguen bien por ello es muy importante.

3. Mi pareja ha sido super importante para avanzar como persona, juntos hemos crecido en muchos aspectos, nos dimos la oportunidad de construir varios proyectos juntos que a pesar de la mala onda de quienes lideraban las fundaciones que cobijaban esos proyectos logramos hacer cosas que hoy dan sus frutos y dejan muy buenos aprendizajes para seguir adelante en algunos trabajos con comunidades de base. Creo que hacer proyectos juntos y estar en los proyectos de manera horizontal y reconociendo los aportes del otro con el mismo valor es super importante para construir en pareja.

4. Decidir habitar tierras con Mar. Desde hace muchos años creo que más de 20 me he preguntado cómo es vivir cerca al mar, este año pudimos responder esas preguntas y aunque el nivel de dificultad ha aumentado respecto a la otra ubicación en la que estaba, ha sido increíblemente interesante entender otra realidad del país, ver un tipo diferente de campesinos, unas problemáticas diferentes y tener nuevos retos para habitar un lugar. Siempre es un reto salir de las zonas de confort y confrontarse a sí mismo a vivir realidades que hacen parte de imaginarios para algunos lejanos, creo que moverse y darse la oportunidad de habitar nuevos lugares es algo que vale la pena vivir si tienes la oportunidad para hacerlo. 100% recomendado. Y como dice el viejo y conocido dicho: Primero estaba el mar…

A pesar de las cosas tristes y la pandemia global, no me puedo quejar del todo del 2020, creo que si tenemos buenos hábitos de autocuidado podemos sobrevivir a la COVID-19 y tener tiempo para ver algunos atardeceres, ojalá el 2021 sea mejor para todos.

Consideraciones sobre la tecnología en busca de la verdad.

Ante la pregunta filosófica eterna sobre la verdad hoy aparece un nuevo intríngulis en la cuestión, ¿pueden las redes sociales determinar la verdad ¿Está en la capacidad la tecnología de discernir entre lo bueno y lo malo?

Es posible que esas preguntas no sean correctas, considero que es imposible para un algoritmo alcanzar la verdad, además es para los programadores que andan creando nuestras fabulosas redes sociales, crear algo que pueda hacer el bien absoluto (si tal cosa existiera) cuando el motor de desarrollo de cada nueva herramienta es hacer dinero y triunfar en el modelo económico actual.

Cuando la motivación para la creación de una herramienta en un inicio es hacer el bien sin importar a quien, pero en el proceso de crecimiento es cooptada por el modelo económico reinante la posibilidad de hacer el bien entra en contradicción de con el hacer dinero y la necesidad de triunfar, es precisamente lo que le ha pasado a las diferentes redes de las que hoy tratamos de defendernos para dejar de ser el producto.

Si entendemos que la pregunta por la verdad paso al lugar común de las cosas que son relativas y el bien se volvió condicional en relación con el contexto político, económico y social por lo tanto es imposible para las inteligencias artificiales en crecimiento o al mal llamado machine learning poder “hacer el bien” sin estar parcializado hacia las intenciones de sus creadores y los accionistas.

Considero que en este punto la pregunta que debe hacerse la tecnología es por la dignidad en un sentido amplio, defender este concepto en pro de una mejora constante en la forma de habitar este mundo; el principio ha de ser el respeto por sí mismo, hacia los otros, reconociendo dentro del conjunto “otros” al planeta tierra, sería pues la defensa de la dignidad de forma que nos permita crecer como sociedades en donde se respeta la diferencia y el objetivo está lejos de estar mediado por el crecimiento económico. Esto ultimo es una definición de utopía, pero es soñar con este tipo de cosas lo que va a permitirnos proponer un cambio y en este caso debemos contemplar los algoritmos en estas preguntas, ya que hoy transforman la vida y sus formas de ser.

Mientras tanto (…) en los sótanos de #Internet

Al día de hoy algunas personas creemos que ciertos aspectos de Internet son manejados por diferentes tipos de ONG’s que luchas por mantener las libertades de Internet de la mejor manera posible, pero la semana pasada nos sorprendió con la venta del manejo del dominio .org a capitales privados, es decir, el manejo de los dominios que usan muchas organizaciones sin ánimo de lucro en el mundo para sus sitios web y muchas otras organizaciones teóricamente sin fines comerciales o afines a este tipo de formas de operación.

Como se lee en algunos artículos encontrados en la red este tipo de movimientos comerciales genera incertidumbre respecto a las decisiones que se toman con ciertos elementos esenciales para el funcionamiento de Internet, los capitales privados no necesariamente van a mantener las mismas políticas frente el manejo del TLD .org y podrían empezar a aumentar el precio sutilmente con el propósito de aumentar el capital que representa la venta de este tipo de TLD en el mundo, según wikipedia para principios de 2019 existen registrados en el mundo más de 100 Millones de dominios con este TLD, lo que implica una cantidad de dinero considerable que pasa ahora a manos de una empresa privada.

Aunque la mayor preocupación expresada por los medios con la venta del TLD .org a Ethos Capital por parte de ISOC es el posible aumento en el precio debido a que ICANN además autorizo eliminar el precio máximo permitido para este TLD, existen otras preocupaciones que poco se han mencionado que son las siguientes:

1. Los dueños de ETHOS Capitals son ex empleados o miembros de ICANN y ISOC, lo que puede ser un evidente caso de corrupción del que pocas personas están hablando.
2. Que sin darnos cuenta los activos de Internet están empezando a pasar a manos de capitales privados lo que puede ser una forma de romper la neutralidad de la red, redefiniendo las dinámicas de toma de decisiones sobre diferentes aspectos de la red.

En mi opinión en lo que deberíamos de tener más cuidado es en las decisiones que están tomando las organizaciones a cargo de los diferentes activos de Internet, como ICANN, ITF, IEE entre otras que se encargan de la gobernanza de los nombres de dominios, de la asignación de los direccionamientos IP, el manejo en la creación de nuevos protocolos o estándares que afectan directamente el funcionamiento de la red. Estas decisiones que parecen insignificantes como la venta del TLD .org pueden tener implicaciones graves en temas como la neutralidad de la red. Imaginemos un escenario en donde la asignación de direccionamientos IP Públicos se entregue a un privado y este decida cobrar una cuota muy elevada para realizar este proceso, para eliminar competidores? o para dejar por fuera empresas que no pueden acceder a este tipo de activos debido a los costos? o que se eliminen países de la red debido a los intereses de una corporación? y un largo etcétera que puede tender a formular una teoría de la conspiración pero que igual debemos estar atentos a estos posibles escenarios que afectan internet.

Y aunque la venta del TLD .org también es una muestra que poco importa en este siglo lo que significan cada uno de los TLD de internet. al principio nos importaba si el nombre de nuestro sitio web terminaba en .com, .org, .net, esto denotaba el carácter de nuestra organización, pero actualmente podemos elegir entre una infinidad de TLD y esta terminación, en mi opinión ha perdido el significado que se planteó en los inicios de la red.

Lo que debemos pensar, es cómo vamos a intervenir en estas decisiones para evitar que poco a poco la libertad de Internet sea vendida a corporaciones y capitales privados que terminen tomando todas las decisiones por fuera de los diferentes organismos de gobernanza de la red.