Mientras tanto (…) en los sótanos de #Internet

Al día de hoy algunas personas creemos que ciertos aspectos de Internet son manejados por diferentes tipos de ONG’s que luchas por mantener las libertades de Internet de la mejor manera posible, pero la semana pasada nos sorprendió con la venta del manejo del dominio .org a capitales privados, es decir, el manejo de los dominios que usan muchas organizaciones sin ánimo de lucro en el mundo para sus sitios web y muchas otras organizaciones teóricamente sin fines comerciales o afines a este tipo de formas de operación.

Como se lee en algunos artículos encontrados en la red este tipo de movimientos comerciales genera incertidumbre respecto a las decisiones que se toman con ciertos elementos esenciales para el funcionamiento de Internet, los capitales privados no necesariamente van a mantener las mismas políticas frente el manejo del TLD .org y podrían empezar a aumentar el precio sutilmente con el propósito de aumentar el capital que representa la venta de este tipo de TLD en el mundo, según wikipedia para principios de 2019 existen registrados en el mundo más de 100 Millones de dominios con este TLD, lo que implica una cantidad de dinero considerable que pasa ahora a manos de una empresa privada.

Aunque la mayor preocupación expresada por los medios con la venta del TLD .org a Ethos Capital por parte de ISOC es el posible aumento en el precio debido a que ICANN además autorizo eliminar el precio máximo permitido para este TLD, existen otras preocupaciones que poco se han mencionado que son las siguientes:

1. Los dueños de ETHOS Capitals son ex empleados o miembros de ICANN y ISOC, lo que puede ser un evidente caso de corrupción del que pocas personas están hablando.
2. Que sin darnos cuenta los activos de Internet están empezando a pasar a manos de capitales privados lo que puede ser una forma de romper la neutralidad de la red, redefiniendo las dinámicas de toma de decisiones sobre diferentes aspectos de la red.

En mi opinión en lo que deberíamos de tener más cuidado es en las decisiones que están tomando las organizaciones a cargo de los diferentes activos de Internet, como ICANN, ITF, IEE entre otras que se encargan de la gobernanza de los nombres de dominios, de la asignación de los direccionamientos IP, el manejo en la creación de nuevos protocolos o estándares que afectan directamente el funcionamiento de la red. Estas decisiones que parecen insignificantes como la venta del TLD .org pueden tener implicaciones graves en temas como la neutralidad de la red. Imaginemos un escenario en donde la asignación de direccionamientos IP Públicos se entregue a un privado y este decida cobrar una cuota muy elevada para realizar este proceso, para eliminar competidores? o para dejar por fuera empresas que no pueden acceder a este tipo de activos debido a los costos? o que se eliminen países de la red debido a los intereses de una corporación? y un largo etcétera que puede tender a formular una teoría de la conspiración pero que igual debemos estar atentos a estos posibles escenarios que afectan internet.

Y aunque la venta del TLD .org también es una muestra que poco importa en este siglo lo que significan cada uno de los TLD de internet. al principio nos importaba si el nombre de nuestro sitio web terminaba en .com, .org, .net, esto denotaba el carácter de nuestra organización, pero actualmente podemos elegir entre una infinidad de TLD y esta terminación, en mi opinión ha perdido el significado que se planteó en los inicios de la red.

Lo que debemos pensar, es cómo vamos a intervenir en estas decisiones para evitar que poco a poco la libertad de Internet sea vendida a corporaciones y capitales privados que terminen tomando todas las decisiones por fuera de los diferentes organismos de gobernanza de la red.

Avengers: End Game y el Status Quo

Antes de empezar a leer este post le advierto que si es fan de Marvel y le pareció maravillosa la ultima entrega de Avengers “End Game” no continúe leyendo, absténgase.

Debo aclarar también que no intento hacer una apología al genocidio como dijo un político colombiano sobre Avengers Infinity War, si bien al conjunto de la humanidad puede no parecerle bien que un gigante morado con unas gemas mágicas desaparezca de la faz de la tierra a la mitad de la población del universo. Muchos celebramos esa acción y entendimos el punto gris en el que se mueve esta idea ya que en ocasiones hemos pensando que parte de los problemas que sufre el planeta en este momento es debido a que somos demasiados! claro puede que la solución no sea matar a la mitad de los habitantes del planeta sin distinguir la clase social a la que pertenezcan pero si se redujera la población seguro que muchas cosas empezarían a cambiar, antes de seguir creo que a Thanos se le olvido en su acción agregar que las personas olvidaran a los que desaparecen de esa forma todos podían seguir su vida de forma tranquila.

Pero el vacío y la sensación de perdida es parte de la motivación para que los Avengers busquen a Thanos después de perder y termine este perdiendo la cabeza, lo que sigue es una película que muestra como el espíritu del gran hermano puede hacer hasta lo imposible para cambiar los resultados de una guerra perdida y como estos super héroes toman las riendas del tiempo para cambiar lo que parece una decisión terrible y que va en contra del Status Quo. A pesar de la cantidad de cosas buenas para el universo en relación con el medio ambiente, la economía y la política, después de 5 años no han pasado la pagina y la “humanidad” gringa es su mayoría no ha podido seguir con su vida.
Lo que muestra Avenger “End Game” es que a pesar de la imposibilidad de los viajes en el tiempo y de lo ridículo en que se vuelven algunos de los personajes principales, es un fastuoso “Fan service” en donde a pesar de todo siempre va a ganar “el bien” representado en los valores norteamericanos del bien y que la única forma posible de hacer las cosas es manteniendo el Status Quo y eso se logra poniendo a los egocéntricos Avengers como la representación final del “BIEN”, en donde a pesar que en el proceso se afecta todo el universo el centro de todo es la tierra, como en los antiguos tiempos del “teocentrismo” (…)

Desde el punto de vista moral prevalece una moral casi que cristiana ¿que es el bien? lo que representa el capitán América, en ese ámbito giran todas las discusiones morales de toda la película no hay posibilidad de una moral diferente ¿Lo que hizo Thanos es realmente malo? ¿No recuerdan al dios vengador del antiguo testamento? si aún el mundo creyera en ese dios la acción de thanos podría ser comparable a la del “diluvio universal” historia de otro comic pero que mucha gente cree como cierta, en fin la idea de thanos mas allá de poderla tildar de buena o mala se ve reflejada en un personaje que aunque poderoso, humilde, el thanos de infinity war es muy diferente al thanos vanidoso y malvado de end game que es la justificación para poderlo matar y des hacer todo su trabajo, los Avengers en cuestión de semanas y con un deux machina logran acceder a la piedritas mágicas esas y derrotar a thanos repitiendo la formula de todas las películas anteriores, no hay nada innovador mas que efectos exagerados y un alargamiento de tiempo para algo que en ultimas para hacerlo de ese modo lo podrían hacer en hora y media.

En todo caso, Avengers no es mas que un comic y su intento de salirse de la realidad y mostrar un mundo fantástico lleno de héroes y heroínas intento salirse de la linea, pero lamentablemente al final volvieron al esquema de Rambo en donde solo puede ganar el herore americano ante cualquier adversidad y a pesar de los cambios posibles, el mundo siempre volverá a ser el mismo.

Carta abierta a Margarita Martínez Escallón, directora del documental La negociación.

Quiero que sepa que mi intención no es menospreciar el trabajo que ha hecho con este documental, por el contrario, me parece un trabajo muy valioso para la historia de Colombia y para el momento político actual. Creo que este tipo de trabajo debe ser altamente difundido en los lugares en donde el conflicto arreció fuertemente y en donde pasó desapercibido. Abogar por esa finalidad es la intención de estas palabras.

Difundir este documental solo en las ciudades principales, en las salas de cine comercial con pocas fechas, es un error bastante grave. Por decirlo de forma extremista, es el mismo error que cometieron las personas encargadas de difundir la campaña por el sí o difundir la importancia del Acuerdo de paz que se realizó en la Habana con las FARC. Los encargados de la campaña del SÍ estaban demasiado preocupados por cosas banales como los derechos de autor, tal como ustedes en este momento, y de este modo, siendo conservadores en la forma de difundir, permitieron que los encargados de la campaña por el NO en el plebiscito fueran mucho más efectivos en su tarea de desinformar al país usando todos los medios posibles, con lo cual lograron lo que lograron.

Quiero decirle que este documental sería de gran ayuda para que las personas de todo el país entiendan la importancia del acuerdo de La Habana y ayuden a defenderlo ante este nuevo gobierno que parece no estar dispuesto a conservarlo y parece querer dar marcha atrás en muchas de las cosas que se lograron con el acuerdo.

Quiero invitarla a usted y a su equipo de trabajo a difundir y publicar este documental en todos los medios posibles. Utilicen una licencia abierta como Creative Commons y permitan así que muchas personas puedan copiar el documental en todos los medios que existen actualmente. En general, los documentales colombianos no llegan a las regiones. Aunque no soy campesino, desde hace unos años vivo en el campo y en el trabajo que he estado haciendo he conocido muchos lugares en donde estos documentales serían muy importantes para que las personas entiendan lo importante que es para ellos mismos que las FARC hayan firmado este acuerdo y que ahora estén tratando de hacer cambios en el país por medio de la política a pesar de la política misma de este país.

Sé que el trabajo de los documentalistas en Colombia es poco reconocido, pero también los invito a ser consecuentes en cuanto a los permisos de reproducción de un material que desde una perspectiva amplia le pertenece a los colombianos. Sabemos por los créditos del documental mismo cómo fueron financiadas su grabación y producción —con recursos públicos y apoyo de ONG’s nacionales e internacionales—, por eso no parece consecuente que reparen en que otras personas quieran difundirlo abiertamente en redes y medios para que llegue a la mayor cantidad de personas y cumpla así una labor formativa del público nacional.

Los invito a liberar el documental y promocionar este trabajo de forma amplia para todos los colombianos y ciudadanos del mundo.