Carta abierta a Margarita Martínez Escallón, directora del documental La negociación.

Quiero que sepa que mi intención no es menospreciar el trabajo que ha hecho con este documental, por el contrario, me parece un trabajo muy valioso para la historia de Colombia y para el momento político actual. Creo que este tipo de trabajo debe ser altamente difundido en los lugares en donde el conflicto arreció fuertemente y en donde pasó desapercibido. Abogar por esa finalidad es la intención de estas palabras.

Difundir este documental solo en las ciudades principales, en las salas de cine comercial con pocas fechas, es un error bastante grave. Por decirlo de forma extremista, es el mismo error que cometieron las personas encargadas de difundir la campaña por el sí o difundir la importancia del Acuerdo de paz que se realizó en la Habana con las FARC. Los encargados de la campaña del SÍ estaban demasiado preocupados por cosas banales como los derechos de autor, tal como ustedes en este momento, y de este modo, siendo conservadores en la forma de difundir, permitieron que los encargados de la campaña por el NO en el plebiscito fueran mucho más efectivos en su tarea de desinformar al país usando todos los medios posibles, con lo cual lograron lo que lograron.

Quiero decirle que este documental sería de gran ayuda para que las personas de todo el país entiendan la importancia del acuerdo de La Habana y ayuden a defenderlo ante este nuevo gobierno que parece no estar dispuesto a conservarlo y parece querer dar marcha atrás en muchas de las cosas que se lograron con el acuerdo.

Quiero invitarla a usted y a su equipo de trabajo a difundir y publicar este documental en todos los medios posibles. Utilicen una licencia abierta como Creative Commons y permitan así que muchas personas puedan copiar el documental en todos los medios que existen actualmente. En general, los documentales colombianos no llegan a las regiones. Aunque no soy campesino, desde hace unos años vivo en el campo y en el trabajo que he estado haciendo he conocido muchos lugares en donde estos documentales serían muy importantes para que las personas entiendan lo importante que es para ellos mismos que las FARC hayan firmado este acuerdo y que ahora estén tratando de hacer cambios en el país por medio de la política a pesar de la política misma de este país.

Sé que el trabajo de los documentalistas en Colombia es poco reconocido, pero también los invito a ser consecuentes en cuanto a los permisos de reproducción de un material que desde una perspectiva amplia le pertenece a los colombianos. Sabemos por los créditos del documental mismo cómo fueron financiadas su grabación y producción —con recursos públicos y apoyo de ONG’s nacionales e internacionales—, por eso no parece consecuente que reparen en que otras personas quieran difundirlo abiertamente en redes y medios para que llegue a la mayor cantidad de personas y cumpla así una labor formativa del público nacional.

Los invito a liberar el documental y promocionar este trabajo de forma amplia para todos los colombianos y ciudadanos del mundo.

El futuro digital no es de todos

El nuevo gobierno prometió en su campaña modernizar el sector tic para ser más competitivos y cerrar la brecha digital, el nuevo proyecto de ley se resume en el texto de la siguiente forma: “Por la cual se moderniza el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones –TIC-, se distribuyen competencias, se suprime la Autoridad Nacional de Televisión, y se dictan otras disposiciones” No hay que negar que la parte retorica de este proyecto de ley promete resolver los problemas de comunicaciones del país sobre todo en las áreas rurales y muestra con datos los avances de los gobiernos anteriores en el tema de fibra óptica y los diferentes proyectos que avanzaron hasta tener “Internet gratis” en casi todos los parques de los municipios del país.

La nueva ley pretende ir más allá definiendo las condiciones para que los operadores puedan ofrecer opciones que beneficien a la Colombia desconectada y aunque ven que el acceso a Internet puede mejorar el producto interno del país en ninguna parte del texto se plantea el acceso a Internet como un servicio publico o como un bien común, tampoco se plantea un aumento en el ancho de banda mínimo que los operadores deben ofrecer y aunque hablan de los beneficios del Internet fijo en hogares es ambigua su posición si debería fortalecerse esta oferta en el país o si serán los operadores móviles los encargados de ofrecer la tecnología para la renovación TIC del país.

En la renovación TIC del nuevo gobierno nunca se menciona la posibilidad que las comunidades se organicen para ser sus propios proveedores de Internet en forma de redes comunitarios, se habla de beneficios para la televisión comunitaria pero mientras crecen y se vuelven grandes para pagar los canon al nivel de cualquier operador. esto lo mencionan en un parágrafo transitorio en donde se les dice a los prestadores de TV comunitaria que pueden pasar al negocio de Internet, lo que parece no saber el Ministerio es que hay muchas regiones del país en donde no hay TV Comunitaria, las antenas de DirectTV y demás servicios satelitales de TV han resuelto esa necesidad y que la ley debería de contemplar que asociaciones o grupos en zonas rurales puedan crear sus apropiar redes para llevar Internet a sus comunidades y ademas definir como hacer el negocio, de esto ya hay ejemplos en el mundo.

Ahora el proyecto de ley habla del Fondo Único de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones pero lamentablemente no serán las comunidades de base o los proyectos comunitarios quienes podrán acceder a este para realizar proyectos que cierren la brecha digital, si bien este fondo esta enfocado a programas del mismo gobierno, no critico eso, pero que la posible participación en los programas que promueve el fondo este orientado a las entidades publicas y la empresa privada excluye de entrada a posibles actores comunitarios o de otro carácter que puedan contribuir en la creación de soluciones en lugares remotos. En este Fondo único TIC se debería incluir los proyectos de comunidades de base por medio de asociaciones legalmente constituidas para dar viabilidad a los proyectos de Redes Comunitarias que usan WIFI, TVWS, BTS y otras tecnologías.

Lamentablemente el Futuro digital no es de todos, por que esta nueva ley en ultimas favorecerá solo a la empresa privada de grandes capitales para que sean ellos quienes determinen los servicios a prestar específicamente en las zonas más apartadas el país en donde aun no llega ni la señal 2G de los operadores celular, los proyectos de redes comunitarias no están contemplados en esta nueva ley y se desconoce a los pequeños actores o pequeños proveedores como posibles actores importantes de llevar conectividad a lugares apartados para cerrar la brecha digital, respecto al espectro electromagnético no se contemplan excepciones para tecnologías como BTS Comunitario o similares que permitirían de nuevo a comunidades auto organizadas tener sus propios servicios celular o de Internet. Esta regulación debería incluir nuevos actores, ademas contemplar que el Futuro digital es poder determinar como queremos que sea el futuro digital en nuestras regiones y no quedar a merced de la empresa privada.

El futuro digital no es para todos, por que este proyecto de ley menciona someramente los principios de Neutralidad de la red cuando debería ser base principal de esta transformación, no se encarga del Zero Rating y no deja de tratar a las personas como simples clientes consumidores, cuando podemos ser actores reales en este tipo de proceso.

Sobre nuestros muertos levantaron su obelisco

Sobre nuestros muertos levantaron su obelisco,
los que olvidaron que la vida es sagrada,
los que se hacen llamar lideres del pueblo,
aprovecharon la confianza que les dimos
para traer la sombra de la muerte a nuestra tierra.

Con nuestra sangre han lavado su reino
han espiado sus culpas abrasando los campos,
desplazaron a quienes las habitaron,
remplazaron los cultivos por desiertos,
nos hacinaron en ciudades para doblegar nuestra voluntad.

Con nuestros hijos han hecho la guerra
generaciones perdidas en campos y ciudades
se justifica la sangre ante el enemigo fantasma
la matanza para crear odio
para mantener el miedo
para asegurar su poderío.

Sobre nuestros muertos levantaron su obelisco,
y seguirá creciendo.
y seguiremos sangrando
seguirán quemando los campos.
seguimos callando, indiferentes,
aceptando como nos dividen,
nos hacen parte de sus bandos,
luego solo somos una gota de sangre más,
que pinta el color de su bandera.

Y creemos de derechas o de izquierdas,
tomamos banderas azules o rojas,
aceptamos un fusil en nuestras manos,
aceptamos el uniforme,
que nuestras manos sean la fuerza asesina,
Y con nuestros muertos construyamos su obelisco.