Carta abierta a Margarita Martínez Escallón, directora del documental La negociación.

Quiero que sepa que mi intención no es menospreciar el trabajo que ha hecho con este documental, por el contrario, me parece un trabajo muy valioso para la historia de Colombia y para el momento político actual. Creo que este tipo de trabajo debe ser altamente difundido en los lugares en donde el conflicto arreció fuertemente y en donde pasó desapercibido. Abogar por esa finalidad es la intención de estas palabras.

Difundir este documental solo en las ciudades principales, en las salas de cine comercial con pocas fechas, es un error bastante grave. Por decirlo de forma extremista, es el mismo error que cometieron las personas encargadas de difundir la campaña por el sí o difundir la importancia del Acuerdo de paz que se realizó en la Habana con las FARC. Los encargados de la campaña del SÍ estaban demasiado preocupados por cosas banales como los derechos de autor, tal como ustedes en este momento, y de este modo, siendo conservadores en la forma de difundir, permitieron que los encargados de la campaña por el NO en el plebiscito fueran mucho más efectivos en su tarea de desinformar al país usando todos los medios posibles, con lo cual lograron lo que lograron.

Quiero decirle que este documental sería de gran ayuda para que las personas de todo el país entiendan la importancia del acuerdo de La Habana y ayuden a defenderlo ante este nuevo gobierno que parece no estar dispuesto a conservarlo y parece querer dar marcha atrás en muchas de las cosas que se lograron con el acuerdo.

Quiero invitarla a usted y a su equipo de trabajo a difundir y publicar este documental en todos los medios posibles. Utilicen una licencia abierta como Creative Commons y permitan así que muchas personas puedan copiar el documental en todos los medios que existen actualmente. En general, los documentales colombianos no llegan a las regiones. Aunque no soy campesino, desde hace unos años vivo en el campo y en el trabajo que he estado haciendo he conocido muchos lugares en donde estos documentales serían muy importantes para que las personas entiendan lo importante que es para ellos mismos que las FARC hayan firmado este acuerdo y que ahora estén tratando de hacer cambios en el país por medio de la política a pesar de la política misma de este país.

Sé que el trabajo de los documentalistas en Colombia es poco reconocido, pero también los invito a ser consecuentes en cuanto a los permisos de reproducción de un material que desde una perspectiva amplia le pertenece a los colombianos. Sabemos por los créditos del documental mismo cómo fueron financiadas su grabación y producción —con recursos públicos y apoyo de ONG’s nacionales e internacionales—, por eso no parece consecuente que reparen en que otras personas quieran difundirlo abiertamente en redes y medios para que llegue a la mayor cantidad de personas y cumpla así una labor formativa del público nacional.

Los invito a liberar el documental y promocionar este trabajo de forma amplia para todos los colombianos y ciudadanos del mundo.

Labio de Liebre

Se sabe que una obra de teatro es buena cuando logra transportarte entre diferentes estados de alma. Hacia mucho tiempo que no lograba encontrar una obra de teatro que tuviera la fuerza para hacer mover a muchas personas al mismo tiempo, es imposible no dejar escapar lagrimas y risas, no se sabe si se ríe por no llorar y se llorar a la vez que se ria. Labio de Liebre una obra del grupo de teatro petra y Fabio Rubiano logra transportarnos al centro de una historia que se repitió en este país una y otra vez. La gallina, el perro, los padres, los hermanos muertos. Los muertos protagonistas de una comedia orientada a hacernos ver como la vida en Colombia perdió su valor y se mata por cualquier cosa, con cualquier excusa y hasta por diversión.

Los Colombianos dejamos de asombrarnos por la muerte y la volvimos números o estadísticas y dejamos que el campo se volviera un campo de sangre y muerte de quienes reclamaban la tierra por medio de las armas, varias familias llenas de sed de venganza promovieron la muerte a diestra y siniestra como parte de una agenda política que mantiene hoy el país en medio de la peor incertidumbre de la historia, hoy a pesar del proceso de des-movilización de los paramilitares no sabemos la verdad de lo ocurrido y los muertos aun nos reclaman la verdad para poder descansar.

Labio de Liebre vino para recordarnos que aun no hemos reparado a todas las victimas de los paramilitares que un presidente los extradito para que no contaran la verdad e impunes hoy han empezado a salir de la cárcel sin decir en donde los enterraron, pero indiferentes ante la cantidad inconmensurable de atrocidades cometidas por fuerzas que “defendían la patria” votamos No ante un posible proceso de paz que se centraba en las victimas y el campo. Los mismos que promovieron la muerte de mano de los paracos promovieron el No con la misma fuerza, con el mismo propósito.

El humor es un arma de doble filo para tratar este tipo de temas, pero Teatro petra logra de manera magistral llevarnos de la mano y explicarnos el problema para la sociedad Colombiana el que no estemos reclamando el nombre y el lugar en donde están enterrados nuestros muertos, verdad, justicia y reparación palabras que no entendemos del todo y que no estamos haciendo nada para que se logre un proceso en Colombia que nos permita frenar la violencia y que no se repita más. Que volvamos a entender el valor de la vida y lo respetemos, cada vida es importante, la vida es sagrada… Después de pararnos y aplaudir, en silencio con varios de estos mensajes en la cabeza, con lagrimas en las mejillas salimos del teatro y recordamos y no olvidamos la tarea que tenemos pendiente con la paz.

El NO

Ayer domingo 2 de octubre a las 4 de la tarde la polarización de un país en guerra se hizo mas que evidente. A medida que los conteos de votos aumentaban la esperanza de quienes creían que con 1 año de campaña por “La paz” iban a borrar los veinte años o mas de campaña por la guerra, por el odio y el terror de los señores de la guerra, terratenientes o señores empresarios, como los quieran llamar.

Ayer fue claro el mensaje: “Perder toda esperanza” la solución a los problemas no esta en la clase política actual. Entendamos esto como un llamado a la acción a no dejar de hacer y de proponer desde cada uno el cambio que requiere este pueblo, nos llenamos la boca diciendo que los buenos somos más y en ocasiones nos quedamos en la palabra y no pasamos a la acción, tenemos miedo, sabemos que quienes han desafiado el poder han sido asesinados con la intención de mantenernos con la boca callada para que como ayer perdiéramos la esperanza, hoy la intención es la misma, los mismos objetivos, pero se han dado cuenta que es mas barato manipularnos utilizando los medios de comunicación, se cansaron de matar y de lidiar con la sangre, necesitan ademas mano de obra barata para atender el nuevo negocio que se abre.

Los lideres del No se sienten por fuera del negocio de la tierra y de los valores de la misma, la macarena, los montes de maría, la sierra nevada, el putumayo, el tapón del darien es uno de los objetivos, el botín que la Farc al rendirse entrega para poderse jubilar vivos, se cansaron del miedo a los aviones que volaban sobre sus cabezas cargados de bombas, lo vimos el lunes en el discurso del Timochenko cuando el ejercito con un mensaje contundente en vez de enviar drones con banderas blancas voló un avión de guerra en pleno acto de la paz y todo su estruendo dio el broche perfecto a lo que ayer vimos, un país que no entiende o no quiere entender que todo el circo de los últimos cuatro años tiene como objetivo que los mismos de siempre se perpetúen en el poder.

Las Farc lo cedieron todo hasta su identidad, no más lucha de clases, no mas defensa del campesino indefenso, no mas esperanza en un ejercito revolucionario que se dejo seducir por el oro blanco del narcotrafico y que perdió la guerra que según los del NO nunca existió, los miles de muertos que suman cada uno de los bandos no fueron suficientes para que entendiéramos que el problema no es el enemigo numero uno, los terroristas de bota de caucho y enfermos con leishmaniasis, un montón de viejos con ganas de descansar, el problema son esos otros viejos que tienen el poder y que no lo quieren soltar, los que supuestamente elegimos y que sin vergüenza alguna nos siguen manipulando para que les dejemos hacer lo quieran.

No solo es mandar a callar a los otros y llamar ignorantes a los que votaron por el NO o los que no votaron, seria mejor “abrasarlos en las llamas del infierno” (Diria el exprocurador ordoñez), pero como lo que queremos es la paz la mejor idea es abrazarlos y enseñarles con acciones lo que esta mal en este país, el problema somos nosotros que no hemos podido entender que quienes dejamos estar allí, en el poder no lo hacen por nosotros, persiguen sus propios intereses y por eso necesitan que estemos en una aparente zona de confort de la cual no queramos salir y por eso votamos NO a lo que parece amenazar eso.

El llamado a la acción es hacer nosotros mismos lo que hemos dejado en manos de “Los benevolentes poderosos” de todos los bandos…