El futuro digital no es de todos

El nuevo gobierno prometió en su campaña modernizar el sector tic para ser más competitivos y cerrar la brecha digital, el nuevo proyecto de ley se resume en el texto de la siguiente forma: “Por la cual se moderniza el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones –TIC-, se distribuyen competencias, se suprime la Autoridad Nacional de Televisión, y se dictan otras disposiciones” No hay que negar que la parte retorica de este proyecto de ley promete resolver los problemas de comunicaciones del país sobre todo en las áreas rurales y muestra con datos los avances de los gobiernos anteriores en el tema de fibra óptica y los diferentes proyectos que avanzaron hasta tener “Internet gratis” en casi todos los parques de los municipios del país.

La nueva ley pretende ir más allá definiendo las condiciones para que los operadores puedan ofrecer opciones que beneficien a la Colombia desconectada y aunque ven que el acceso a Internet puede mejorar el producto interno del país en ninguna parte del texto se plantea el acceso a Internet como un servicio publico o como un bien común, tampoco se plantea un aumento en el ancho de banda mínimo que los operadores deben ofrecer y aunque hablan de los beneficios del Internet fijo en hogares es ambigua su posición si debería fortalecerse esta oferta en el país o si serán los operadores móviles los encargados de ofrecer la tecnología para la renovación TIC del país.

En la renovación TIC del nuevo gobierno nunca se menciona la posibilidad que las comunidades se organicen para ser sus propios proveedores de Internet en forma de redes comunitarios, se habla de beneficios para la televisión comunitaria pero mientras crecen y se vuelven grandes para pagar los canon al nivel de cualquier operador. esto lo mencionan en un parágrafo transitorio en donde se les dice a los prestadores de TV comunitaria que pueden pasar al negocio de Internet, lo que parece no saber el Ministerio es que hay muchas regiones del país en donde no hay TV Comunitaria, las antenas de DirectTV y demás servicios satelitales de TV han resuelto esa necesidad y que la ley debería de contemplar que asociaciones o grupos en zonas rurales puedan crear sus apropiar redes para llevar Internet a sus comunidades y ademas definir como hacer el negocio, de esto ya hay ejemplos en el mundo.

Ahora el proyecto de ley habla del Fondo Único de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones pero lamentablemente no serán las comunidades de base o los proyectos comunitarios quienes podrán acceder a este para realizar proyectos que cierren la brecha digital, si bien este fondo esta enfocado a programas del mismo gobierno, no critico eso, pero que la posible participación en los programas que promueve el fondo este orientado a las entidades publicas y la empresa privada excluye de entrada a posibles actores comunitarios o de otro carácter que puedan contribuir en la creación de soluciones en lugares remotos. En este Fondo único TIC se debería incluir los proyectos de comunidades de base por medio de asociaciones legalmente constituidas para dar viabilidad a los proyectos de Redes Comunitarias que usan WIFI, TVWS, BTS y otras tecnologías.

Lamentablemente el Futuro digital no es de todos, por que esta nueva ley en ultimas favorecerá solo a la empresa privada de grandes capitales para que sean ellos quienes determinen los servicios a prestar específicamente en las zonas más apartadas el país en donde aun no llega ni la señal 2G de los operadores celular, los proyectos de redes comunitarias no están contemplados en esta nueva ley y se desconoce a los pequeños actores o pequeños proveedores como posibles actores importantes de llevar conectividad a lugares apartados para cerrar la brecha digital, respecto al espectro electromagnético no se contemplan excepciones para tecnologías como BTS Comunitario o similares que permitirían de nuevo a comunidades auto organizadas tener sus propios servicios celular o de Internet. Esta regulación debería incluir nuevos actores, ademas contemplar que el Futuro digital es poder determinar como queremos que sea el futuro digital en nuestras regiones y no quedar a merced de la empresa privada.

El futuro digital no es para todos, por que este proyecto de ley menciona someramente los principios de Neutralidad de la red cuando debería ser base principal de esta transformación, no se encarga del Zero Rating y no deja de tratar a las personas como simples clientes consumidores, cuando podemos ser actores reales en este tipo de proceso.

Poética del ciberespacio. (Introducción)

Internet, la última frontera. Para empezar para fraseando una serie de televisión que acompaño a muchas personas del siglo XX y conectarse con uno de los desarrollos tecnológicos mas importantes del mismo y que en pleno inicio del XXI se ha ido transformando en un fenómeno global que ha ido transformando la sociedad poco a poco.

Durante este año he estado revisando muchas de las discusiones y las diferentes cosmovisiones que intentan enseñarte en un pregrado de Filosofía y la pregunta de muchas personas al rededor de la utilidad practica de una carrera que parece del siglo XIX (Bueno, creo que también me aprendí los números romanos), al mismo tiempo me pregunté por que si Platón, Aristoteles, Kant, Hegel, Bergson, Marx, Popper y muchos otros (Solo para demostrar que si me aprendí el nombre de algunos filósofos) se preguntaron sobre la Técnica (téchne) y en términos mas contemporáneos la tecnología los estudiantes de filosofía no se estaba preguntando que rol esta jugando la tecnología en el momento actual y que posible rol pueda jugar en el futuro como propuesta para mejorar las condiciones de vida de los seres humanos o en pro de responder la pregunta eterna por la buena vida. O simplemente para plantear nuevos o actualizar los viejos problemas de la filosofía.

Algunos teóricos contemporáneos han puesto sobre la mesa el concepto Filosofía de la tecnología como una forma de de incorporar a la discusión ideas como las de la cibernetica, la cibernetica social o para incluir el fenómeno de la velocidad en cuanto a la distancia relativa en términos de las comunicaciones, es decir como las diferentes formas actuales de comunicarnos dan la sensación que lugares que antes parecían muy lejanos hoy parecen muy cerca. Para entender esto basta con comprar en la tienda Aliexperess y te llegue a tu casa cualquier cosa directa desde China en menos de un mes o si compras en Amazon y las cosas te llegan en una semana a casi cualquier lugar del mundo, yo por ahora me ubicaré en Colombia, en una zona rural del Valle del Cauca, hasta este lugar me llegan las cosas que compro en diferentes partes del mundo.

La cantidad de transformaciones culturales, sociales, económicas, políticas (pueden aplicar cualquier juicio de valor, yo no diré que buenas o malas) tristemente han superado la velocidad de cualquier ciencia social y/o humana, mientras algunos estudian los modelos microeconomicos y macroeconomicos del siglo XX para intentar entender el fracaso del capitalismo y tratan de llamar a Marx para que los rescate con la lucha de clases, las criptomonedas, el Bitcoin, Etherum y muchos otros llegan para agregar variables que no se habían considerado en estos problemas, mientras escribo estas palabras un Bitcoin vale 8137 USD y sigue a la alza. Y empezamos a ver como la moneda como la conocíamos hasta hace menos de 5 años se transforma en un fenómeno social que tiende a la eliminación de los intermediarios.

Quizás esto ultimo es uno de los elementos mas importantes para intentar leer en el Big Data del mundo actual y es como Internet como tecnología ha sido la piedra angular para eliminar todo tipo de intermediarios en las diferentes transacciones socio-politico-economicas de los seres humanos actuales.

Por otro lado esta la pregunta por el YO, Fernando Pessoa, un poeta portugués de principios del siglo XX, acuñó la frase, “Plural como el universo” su respuesta a la pregunta ¿Quién soy? Nos la entrego con multiplicidad de Heteronimos, nos mostró la posibilidad de un ser plural en diferentes dimensiones que solo la literatura podría lograr hasta entonces. Las salas de chat y para quienes entienden el contexto del viejo “Latinchat” y hoy en día las múltiples redes sociales entienden que en la actualidad tenemos acceso a un medio que rápidamente nos permite ser plurales y manifestar diferentes realidades en una multiplicidad de lugares.

Creo que hoy es necesario pensarnos una poética del ciberespacio, vale la pena adentrarse en la pregunta fenomenológica que nos trae Internet, hay que entender que hay nuevas formas de habitar el mundo, nuevos refugios y nuevos desiertos, el habitar como una forma completa de poner los pies en la tierra, el papel de los nuevos filósofos debería ser de encargarse de la experiencia humana en su relación con el ciberespacio luego deberá adentrarse en un lugar que aun parece muy oscuro y es la relación del hombre con las cosas conectadas, la experiencia humana sometida a un flujo de información infinita que intimida y acecha pero que no por ello debe llevarnos a darle la espalda, esta poética deberá hablar en binario (próximamente en “cuántico”) para encontrar aquellos parajes escondidos en donde el alma encuentra refugios en mundos virtuales con conexión 1:1 a la realidad tangible.

La pruebita de Amor. (Internet.org)

La pruebita de amor siempre ha sido una frase bastante utilizada en el lugar donde naci y, de alguna forma, es la sensación que me dejan diferentes pruebas que he estado haciendo con Internet.org [1]. No se puede negar que la iniciativa de Facebook para proveer algo de conectividad basada en servicios es interesante. Sin embargo, la sospecha se levanta cuando los servicios privilegiados son solo los de Facebook y unos cuantos elegidos por el proveedor de telefonia celular y el gobierno –en nuestro caso Tigo y el MinTic–.

Para acceder a este “beneficio”, tenemos que tener una Sim card de Tigo. Cualquiera puede comprar una por 5 mil pesos en una tienda autorizada y. por un tiempo de dos meses, puedes disfrutar de las aplicaciones que ofrecen [2], pero con la condicion que si intentas acceder a un contenido externo (fuera de las aplicaciones autorizadas) te advierte que a partir de ese momento el costo se cargará al plan de datos. ¿Cómo funciona todo esto? En los términos y condiciones de uso se ofrecen algunas pistas técnicas para entender cómo funciona Internet.org. Así, por ejemplo, se puede leer [3] : “Actividades en internet. Cuando solicitas acceso a un sitio web o servicio, podemos modificar la solicitud y enrutarla a través de nuestros servidores para que tu operador de telefonía celular sepa que no tiene que cobrarte por los datos que usas para acceder a los sitios web”. Cuando utilizan la palabra enrutar quieren decir que nuestro tráfico de red está siendo inspeccionado y pasado por un proxy [4] que le permite a la empresa, en este caso a Facebook, saber desde dónde navegamos, para dónde vamos y qué estamos haciendo en el camino. En principio, esto presenta diferentes problemas desde el punto de vista de la intimidad de las personas. No hay manera de usar esa aplicación de una forma anónima. El control del tráfico y el registro de la conexión lo tiene en todo momento Facebook.

En este punto debemos alertar que los datos que pueden recoger de una persona cuando se navega por un proxy son bastantes: desde su ubicación e identidad completa (debido a la interrelación de la cuenta de Facebook con el servicio) hasta conocer los detalles de sus búsquedas en cualquiera de las otras aplicaciones.

Es cierto que como aceptamos unos términos y condiciones de uso que incluyen todas estas posibilidades, en estricto sentido, no hay nada ilegal. Además, entre nosotros es muy común el dicho “el que nada debe nada teme”. Sin embargo, la recolección de este tipo de información no solo tiene implicaciones en la seguridad o facilita actividades de vigilancia masiva, sino también puede usarse para fines comerciales, publicitarios etc. En este tipo de servicios, es cierto lo que muchos dicen: “cuando el servicio es gratis, el producto somos nosotros”, y es que nuestros datos, en especial nuestros metadatos, forman parte un mercado emergente, el de los datos. Volvamos a los términos y condiciones de este servicios, allí vemos que nos dicen que: “Es posible que compartamos información con terceros de conformidad con nuestra Política de datos”. Por supuesto, esa “Política de datos” es bastante permisiva, por lo que estamos cediendo gran parte de nuestros derechos cuando la aceptamos.

De otra parte, estas prácticas no terminan con Internet.org. Desde hace tiempo en Colombia se ofrecían planes económicos por servicios parciales. Recientemente, se han intensificado campañas comerciales como “Facebook al gratín”, que son fuertes especialmente en lugares menos favorecidos, en donde la brecha digital es tan grande que es indiferente tener Internet o Facebook, simplemente es lo mismo. En Internet es común tener servicios que se vuelven monopólicos: Google es un buscador omnipresente y Facebook es la herramienta por excelencia, el medio de comunicación único para no iniciados. Lo preocupante es que en este tipo de iniciativas a nadie parece importarle que el efecto se amplifique y, peor aún, de la mano de un estado cómplice. La alianza entre Facebook y el gobierno colombiano se presta para un juego comercial. Al promover la implementación de soluciones como Internet.org, se permite que las personas caigan en una estrategia publicitaria donde los únicos beneficiarios reales, y a largo plazo, son las empresas.

Tal como en la pruebita de amor o como en la nunca bien ponderada frase “la puntica no más”, cuando nos enfrentamos a este tipo de servicios, nos arriesgamos a perder más de lo que imaginamos. Lo que vemos como un beneficio para una parte de la población necesitada, como intenta mostrarlo en sus discursos el CEO de Facebook, ciertamente, no cierra la brecha digital. Utilizando publicidad engañosa, se convierte a Internet en un puñado de aplicaciones de acceso limitado, se cierra un mundo de infinitas posibilidades, se pasa a navegar a solo opciones elegidas por quienes están pagando por la navegación. No estoy de acuerdo con su postulado “Mejor algo que nada”. Prefiero no tener nada a no poder elegir a dónde quiero ir y cómo quiero llegar.

El precio de esta pruebita de amor son mis datos. Es un precio bastante alto y el cebo que nos ponen es muy atractivo en un país en donde aún más del 70% de la población no tienen ningún tipo de conectividad[5] ¿Internet gratis? Sí, pero abierto y confiable.

Notas:

[1] http://www.las2orillas.co/ni-internet-ni-gratis/
[2] http://www.tigo.com.co/internetorg
[3] http://www.tigo.com.co/cyrinternetorg
[4] http://es.wikipedia.org/wiki/Proxy
[5] http://www.semana.com/educacion/articulo/conectividad-en-colombia/417580-3