#RedesComunitarias : pornomiseria y otros vicios

A finales de 2018, en Colombia empezamos a hablar públicamente de las redes comunitarias. Con la excusa de discutir y entender la propuesta del nuevo gobierno en cuestiones de comunicaciones, nos empezamos a reunir un grupo de personas que durante años hemos trabajado de forma independiente en el tema de redes libres. Allí nos enteramos de proyectos que se estaban realizando en diferentes partes del país y de los avances que algunas organizaciones y empresas privadas han realizado en el tema con el propósito de darle un valor agregado a su modelo de sostenibilidad y negocios.

La Ley Tic, como se llamó esta propuesta del gobierno, fue la excusa para poner en el mapa a las redes comunitarias del país y alentar la discusión sobre un tema fundamental para estos procesos: la conectividad en las zonas rurales de Colombia.

No puedo negar que cada uno de los proyectos, a su manera, parece tener buenas intenciones, pero en algunos casos es lamentable la explotación que se hace de las comunidades y de sus protagonistas. Parece que los proyectos están enfocados en exponer la precariedad como un mal congénito, lo que en la película Agarrando pueblo de Carlos Mayolo se denominó pornomiseria: explotar los males sociales, verlos de una manera acrítica y lucrarse del morbo que esta simplificación produce. He visto cómo el foco de las narrativas de estos proyectos es mostrar todo lo que está mal en las comunidades. Esto, en principio, no puede verse como algo negativo. Es necesario exponer todas las necesidades de la ruralidad en Colombia para que en el proceso estos problemas se vuelvan muy visibles y poder solucionarlos.

El problema, es exponer a las comunidades y aprovecharse de su miseria para generar reconocimientos para los gestores de estas redes, que viven cómodamente en una ciudad y se benefician de la visibilidad que le dan a sus proyectos, mostrándose como benefactores o salvadores de una comunidad vulnerable. No hay por parte de estos personajes una preocupación por realizar un trabajo de campo con la comunidad, ni siquiera por acercarse a las causas de los problemas que exhiben. Solo quieren mostrar una carencia que ellos, por arte de magia, pueden resolver, en este caso la conectividad. Mi opinión es que se debe proteger la autonomía de las comunidades a todo costo y evitar utilizarlas como trampolín para acceder a recursos públicos o privados.

Otro personaje que hay que mencionar son las organizaciones no gubernamentales cuyos modelos de trabajo y formas de operación hacen que se asemejan más a empresas privadas que a organizaciones sin ánimo de lucro. Estas incursionan en el campo de las redes comunitarias, aparentemente con el propósito de acceder a capitales de financiación extranjera. Digo que “aparentemente” porque algunos de estos proyectos tienen como objetivo desplegar redes comunitarias en zonas donde las personas de la región podrían pagar por ellos mismos todos los equipos y el despliegue de la red y no depender de la financiación externa. De estos mismos personajes conocemos también proyectos que se enfocan en asistir a una comunidad que necesita conexión pero, pero que no se preocupan por capacitar a las personas de la comunidad para que sean ellas mismas quienes con autonomía puedan decidir cómo crecer y tengan la capacidad de manejar toda la plataforma completa. Estos modelos asistencialistas generan dependencia y no parecen atender al sentido de red comunitaria.

Una de las cosas que más nos intriga es el interés que tienen estas organizaciones en vender el proceso de las redes comunitarias al MinTic con la idea de volver este ejercicio el modelo a replicar en formato de programa social del Estado. Ya esta por ahí andando un convenio en donde, lamentablemente, no se respetan los términos de propiedad intelectual de las herramientas que se utilizan en este tipo de procesos. El convenio entrega el trabajo de construcción de herramientas de software y hardware y las metodologías abiertas desarrolladas por diferentes comunidades locales e internacionales al Estado sin ninguna consideración de los modelos de licenciamiento abierto que los acompañan, lo cual lleva a la apropiación sin crédito del conocimiento y al desmantelamiento de los procesos comunitarios que han buscado alcanzar la conectividad que el Estado no ha tenido, hasta ahora, mucho interés en garantizar.

Poética del ciberespacio. (Introducción)

Internet, la última frontera. Para empezar para fraseando una serie de televisión que acompaño a muchas personas del siglo XX y conectarse con uno de los desarrollos tecnológicos mas importantes del mismo y que en pleno inicio del XXI se ha ido transformando en un fenómeno global que ha ido transformando la sociedad poco a poco.

Durante este año he estado revisando muchas de las discusiones y las diferentes cosmovisiones que intentan enseñarte en un pregrado de Filosofía y la pregunta de muchas personas al rededor de la utilidad practica de una carrera que parece del siglo XIX (Bueno, creo que también me aprendí los números romanos), al mismo tiempo me pregunté por que si Platón, Aristoteles, Kant, Hegel, Bergson, Marx, Popper y muchos otros (Solo para demostrar que si me aprendí el nombre de algunos filósofos) se preguntaron sobre la Técnica (téchne) y en términos mas contemporáneos la tecnología los estudiantes de filosofía no se estaba preguntando que rol esta jugando la tecnología en el momento actual y que posible rol pueda jugar en el futuro como propuesta para mejorar las condiciones de vida de los seres humanos o en pro de responder la pregunta eterna por la buena vida. O simplemente para plantear nuevos o actualizar los viejos problemas de la filosofía.

Algunos teóricos contemporáneos han puesto sobre la mesa el concepto Filosofía de la tecnología como una forma de de incorporar a la discusión ideas como las de la cibernetica, la cibernetica social o para incluir el fenómeno de la velocidad en cuanto a la distancia relativa en términos de las comunicaciones, es decir como las diferentes formas actuales de comunicarnos dan la sensación que lugares que antes parecían muy lejanos hoy parecen muy cerca. Para entender esto basta con comprar en la tienda Aliexperess y te llegue a tu casa cualquier cosa directa desde China en menos de un mes o si compras en Amazon y las cosas te llegan en una semana a casi cualquier lugar del mundo, yo por ahora me ubicaré en Colombia, en una zona rural del Valle del Cauca, hasta este lugar me llegan las cosas que compro en diferentes partes del mundo.

La cantidad de transformaciones culturales, sociales, económicas, políticas (pueden aplicar cualquier juicio de valor, yo no diré que buenas o malas) tristemente han superado la velocidad de cualquier ciencia social y/o humana, mientras algunos estudian los modelos microeconomicos y macroeconomicos del siglo XX para intentar entender el fracaso del capitalismo y tratan de llamar a Marx para que los rescate con la lucha de clases, las criptomonedas, el Bitcoin, Etherum y muchos otros llegan para agregar variables que no se habían considerado en estos problemas, mientras escribo estas palabras un Bitcoin vale 8137 USD y sigue a la alza. Y empezamos a ver como la moneda como la conocíamos hasta hace menos de 5 años se transforma en un fenómeno social que tiende a la eliminación de los intermediarios.

Quizás esto ultimo es uno de los elementos mas importantes para intentar leer en el Big Data del mundo actual y es como Internet como tecnología ha sido la piedra angular para eliminar todo tipo de intermediarios en las diferentes transacciones socio-politico-economicas de los seres humanos actuales.

Por otro lado esta la pregunta por el YO, Fernando Pessoa, un poeta portugués de principios del siglo XX, acuñó la frase, “Plural como el universo” su respuesta a la pregunta ¿Quién soy? Nos la entrego con multiplicidad de Heteronimos, nos mostró la posibilidad de un ser plural en diferentes dimensiones que solo la literatura podría lograr hasta entonces. Las salas de chat y para quienes entienden el contexto del viejo “Latinchat” y hoy en día las múltiples redes sociales entienden que en la actualidad tenemos acceso a un medio que rápidamente nos permite ser plurales y manifestar diferentes realidades en una multiplicidad de lugares.

Creo que hoy es necesario pensarnos una poética del ciberespacio, vale la pena adentrarse en la pregunta fenomenológica que nos trae Internet, hay que entender que hay nuevas formas de habitar el mundo, nuevos refugios y nuevos desiertos, el habitar como una forma completa de poner los pies en la tierra, el papel de los nuevos filósofos debería ser de encargarse de la experiencia humana en su relación con el ciberespacio luego deberá adentrarse en un lugar que aun parece muy oscuro y es la relación del hombre con las cosas conectadas, la experiencia humana sometida a un flujo de información infinita que intimida y acecha pero que no por ello debe llevarnos a darle la espalda, esta poética deberá hablar en binario (próximamente en “cuántico”) para encontrar aquellos parajes escondidos en donde el alma encuentra refugios en mundos virtuales con conexión 1:1 a la realidad tangible.

El “Big Data” No es neutral.

Mientras mas avanzan las discusiones sobre la importancia de los datos y la acelerada apuesta que le hemos estado haciendo a la cuantificación de la vida gracias a los datos, lo primero que debemos desmitificar es que el “Big Data” no es neutral.

Los datos en sí mismos obedecen a las diferentes elecciones de las personas, lo que dicen, lo que cuentan, los sentimientos y las emociones; cuando hablamos de personas. En el caso de las empresas, el comercio, la política los datos reflejan los intereses de cada uno de los segmentos sobre el que se quiera poner la lupa de los datos.

La neutralidad de los datos sería como decir que las opiniones políticas de las personas recogidas en twitter y agrupadas en tendencias reflejan el pensamiento frío de cada personas sin la afectación emocional de quien hace el trino o asumir el desinterés de cada persona por cada uno de los temas. Eso por un lado.
Por otro lado debemos examinar las fuentes de datos de quienes nos entregan el “Big Data” del qué tanto hemos estado hablando, ya sea las estadísticas del buscador de google, las de twitter, facebook o pornhub, aunque sus algoritmos se ufanan de almacenar las búsquedas sin ningún filtro hay que dudar de antemano de los filtros realizados al entregar una estadística u otra y como no podemos acceder al 100% de los datos no podemos fiarnos de su veracidad o de su neutralidad que es el tema especifico.

El dato es un ejercicio político, por eso desde hace unos años hemos venido hablando de los datos abiertos, del gobierno abierto y otros cuantos términos en donde se pretende que diferentes personas puedan entender que es eso del “Big Data” tome el control de sus propios datos y comprenda las implicaciones de lo que tenemos en frente.

Hoy decimos que los datos de contratación de los gobiernos pueden ayudar a resolver los temas de corrupción, pero los datos del portal de contratación de Colombia no son 100% abiertos y el tener los datos de todos los contratos no pueden decirnos como afectar la problemática social de la corrupción. Mi hipótesis es que con datos o sin datos seguirá existiendo corrupción y que los datos sólo mostraran en que se quiere gastar el dinero pero no quienes están detrás del proceso, los datos de contratación nos mostraran en que se esta gastando el dinero y en que decidieron gastarse cada centavo del dinero público.
Ademas podremos leer que tipo de tendencia política tiene el gasto publico a que intereses obedece el gasto mas allá de los programas políticos el cruce de los datos de contratos puede hablar sobre los intereses de las personas en los diferentes puntos del poder político y como están interpretando la ejecución del presupuesto. Eso si del presupuesto publico hay una parte de ese presupuesto que es de ejecución “secreta” de la cual no podemos saber nada.

Después de los datos del gasto publico en otro nivel de importancia aparecen los datos de trafico, los datos arrojados por los sensores que miden diferentes variables de contaminación ambiental, los datos de las personas que usan taxis o transporte publico etc etc que pueden servir para que ciudadanos interesados den una lectura o propongan soluciones a problemas locales, “Ciudadanos inteligentes” en ciudades inteligentes. Esa es parte de la apuesta del “Big Data” pero sigue estando lejos de ser neutral. ¿Quién tiene el poder de computo para procesar el flujo diario de twitter que no sea twitter o las grandes empresas? a los ciudadanos de a pie nos toca conformarnos con lo que el “Big data” esta hablando.

La cuantificación por medio de los datos suele mostrar un problema de manera fría al enumerar las cosas y pareciera que tomara distancia, es por eso que el analista de los datos debe acompañar sobre todo cuando se trata de datos sociales o culturales de las preguntas típicas que intenten explicar los números, siempre un ¿por que? que intente dar cuenta de lo que nos muestran los datos es igual de importante y su respuesta es humanamente imposible que sea neutral. Aún la inteligencia artificial no esta analizando los datos y cuando lo haga debemos dudar también de su neutralidad.